¿Qué es la Candidiasis crónica? Todo lo que debes saber

0 Comentarios ».
¿Qué es la Candidiasis crónica? Todo lo que debes saber
Rate this post

La candidiasis crónica causa una variedad de síntomas que comúnmente generan malestar general y fatiga crónica. Pasar por alto los episodios esporádicos puede llevar a un empeoramiento del problema. La candidiasis suele volverse crónica por diversas causas.

El conjunto de infecciones causadas por microorganismos de la familia de la Cándida incluye enfermedades localizadas de la piel y las uñas; enfermedades que afectan la mucosa bucal, la vagina, el esófago y el árbol bronquial; además de infecciones que se propagan que involucran a muchos órganos.

En todos los casos, el diagnóstico deberá basarse en la observación microscópica de los hongos presentes y deberá confirmarse mediante el cultivo del microorganismo.

Niveles de peligro de la Candidiasis y sus síntomas

El mayor peligro ocurre cuando la candidiasis crónica es casi completamente asintomática o no se manifiesta claramente. El hongo de la candidiasis puede llegar al intestino a través de diferentes vías y dar lugar a problemas muy comunes como estreñimiento, meteorismo, colon irritable, aunque suele tener ausencia de manifestaciones a nivel genital.

En estos casos, la posibilidad de que se convierta en crónica es bastante alta porque es difícil reconocerla a tiempo y tratarla adecuadamente.

Si los síntomas no se reconocen rápidamente o si persisten ciertas condiciones como el estrés, una dieta rica en azúcares o un desequilibrio en la flora bacteriana intestinal, la candidiasis crónica continúa arrastrándose más y más en nuestro cuerpo.

Se trata de un microorganismo “oportunista” que se aprovecha de situaciones especiales para manifestarse y, al ser muy resistente y activo en ambientes difíciles, particularmente húmedos y poco oxigenados, puede permanecer latente durante mucho tiempo no sólo a nivel genital, sino también, por ejemplo, a nivel intestinal.

Cuando la candidiasis es crónica, puede esparcirse fuera de control y causar una serie de trastornos que pueden manifestarse, más o menos de forma intensa. El problema es que estos síntomas rara vez se atribuyen a este hongo patógeno. El malestar general es la manifestación más común asociada con intolerancia, alergia, inmunodeficiencia, fatiga, depresión y ansiedad.

En la mayoría de los casos, las personas con candidiasis crónica tienen un fuerte deseo por los alimentos dulces y los carbohidratos. Alimentos que en realidad “nutren” y permiten el desarrollo del hongo.

Qué es la candidiasis crónica

Zonas del cuerpo que pueden ser afectadas por la Candidiasis

Candidiasis respiratoria

Son frecuentes en sujetos inmunodeprimidos, especialmente en pacientes con enfermedades agudas de la sangre (anemia, leucemia), pero raramente en el curso del SIDA.

Candidiasis de la piel y las uñas

La infección por Cándida puede causar lesiones con comezón en los pliegues de la piel (lesiones intertiginosas). Las uñas pueden tener formación de pus en el borde de la uña o una infección real de las uñas, que se vuelve opaca y amarillenta. Su forma grave es la candidiasis mucosa crónica cutánea.

Candidiasis gastrointestinal

Es una de las manifestaciones más comunes, frecuente en los niños, caracterizado por un enrojecimiento de la boca y la aparición de una pátina blanquecina en el interior de las mejillas, lengua y paladar.

Candidiasis del aparato urogenital

La vulvovaginitis por candidiasis es muy frecuente, sobre todo en el embarazo y en tratamientos con estroprogestina o antibióticos. Se caracterizan por enrojecimiento de la mucosa vaginal, presencia de placas blanquecinas, secreciones vaginales, picor y ardor.

En el hombre puede haber un eritema del surco balano-prepucial con comezón y ardor. Las infecciones del tracto urinario son más raras y pueden ocurrir con la presencia de placas de color blanco amarillento en la pared de la vejiga.

¿Qué tratamientos son los más eficaces?

Por lo general la terapia tópica es la más usada para tratar la enfermedad de la piel y las mucosas. Las terapias locales con nistatina, miconazol o, en casos resistentes, ketoconazol y fluconazol, son generalmente suficientes en la candidiasis oral y vulvovaginal.

En la candidiasis de la mucosa cutánea crónica el tratamiento con azólicos es a menudo eficaz, pero las recaídas son casi constantes. Es muy importante que cuando se deben llevar a cabo terapias con antibióticos, especialmente durante largos períodos, tomar probióticos durante toda la duración de la terapia y durante la semana siguiente. Se recomiendan los suplementos de fermentos lácteos y, en las mujeres, en forma de óvulos vaginales.

Por otra parte, la terapia para la enfermedad sistémica varía dependiendo del órgano involucrado y del estado inmunológico del paciente. Además, las infecciones por micosis en pacientes inmunocomprometidos dan muchos más problemas, porque las condiciones subyacentes que conducen a la inmunosupresión necesitan ser corregidas para obtener la máxima respuesta del tratamiento antimicótico.

Si te ha gustado, ¡no olvides compartir!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

infección por hongos

¡Hola, bienvenido/a! Mi nombre es María y mediante esta web te voy a enseñar información valiosa sobre hongos, incluyendo remedios. Durante años he padecido esta infección y no ha sido nada fácil tratarlos. Por ello, después de probar todo tipo de tratamientos, he decidido recopilar aquí los remedios más eficaces.